Fuenlabrada de los Montes

Fuenlabrada de los Montes es la localidad dónde se encuentra situada nuestra Casa Rural El Portezuelo. A 2 Km del casco urbano , por la entrada sur , en el paraje que lleva el mismo nombre. Mítico por ser donde se celebra la jornada campestre del Domingo de Resurrección que nosotros conocemos como “El día de la granja”

Vigilado por cerros y sierras desde dónde se puede alcanzar a ver, a lo largo y ancho, todo el Valle que va desde Fuenlabrada a Castilblanco y cuyos abrigos sirvieron de refugio a los primeros pobladores de la zona, como quedó constatado hace 4 años, con el descubrimiento de pinturas rupestres. Aún en fase de investigación, y que los inquilinos de la Casa rural el Portezuelo son los vecinos que más cerca se encuentran de ellas. Mochila en mano , deportivas y en 10 minutos estás contemplándolas.

Sierras como la Aljibe, la Solana, la Umbría o el Morro Mateo, que si bien sirvieron de refugio a nuestros antepasados, ahora, en el siglo XXI, nos siguen protegiendo. Con sus hierbas y pastos para el ganado, con la madera, el corcho ,la caza, y la jara que permite el mantenimiento de colmenares, y con sus olivares centenarios surcándolas, cuya imagen, a los que hemos nacido en Fuenlabrada ,se nos ha quedado marcada en la retina para siempre ,de tal manera que recrearse en ella, es volverse al paraíso de la infancia.

Vigilado por cerros y sierras desde dónde se puede alcanzar a ver, a lo largo y ancho, todo el Valle que va desde Fuenlabrada a Castilblanco y cuyos abrigos sirvieron de refugio a los primeros pobladores de la zona, como quedó constatado hace 4 años, con el descubrimiento de pinturas rupestres. Aún en fase de investigación, y que los inquilinos de la Casa rural el Portezuelo son los vecinos que más cerca se encuentran de ellas. Mochila en mano , deportivas y en 10 minutos estás contemplándolas.

Sierras como la Aljibe, la Solana, la Umbría o el Morro Mateo, que si bien sirvieron de refugio a nuestros antepasados, ahora, en el siglo XXI, nos siguen protegiendo. Con sus hierbas y pastos para el ganado, con la madera, el corcho ,la caza, y la jara que permite el mantenimiento de colmenares, y con sus olivares centenarios surcándolas, cuya imagen, a los que hemos nacido en Fuenlabrada ,se nos ha quedado marcada en la retina para siempre ,de tal manera que recrearse en ella, es volverse al paraíso de la infancia.

El Pueblo

Fuenlabrada de los Montes tiene una población de poco más de 2000 habitantes. Como todos los pueblos de la zona , sufrió el éxodo a las grandes ciudades, en las décadas de los 60, 70 y 80. Pero no ha sido de los pueblos más devastados, sigue teniendo una población importante en proporción con lo que fue en esas décadas.

Tampoco es una población muy envejecida y en ello, buena parte de culpa, tiene la actividad económica más importante que se desarrolla en ella, la Apicultura. Una actividad que ha ido pasando de padres a hijos y que a muchos jóvenes les ha permitido poder seguir viviendo en su pueblo y poder formar su familia en él. La apicultura supone más del 74% de la actividad empresarial convirtiendo a Fuenlabrada en uno de los mayores productores de miel en España y por ende de Europa.

Existe toda una cultura en torno a la apicultura , que podemos sentir en cada rincón y a cada paso, como demuestra, a través de monumentos: al apicultor en el paseo de la Constitución , o a la apicultura en la avenida de Santa Ana. Pero las manifestaciones culturales no sólo tienen como fuente de inspiración al Universo Apícola, también podemos gozar de otros espacios que hacen referencia a la historia, el arte y la naturaleza. Como la fuente de la Niña, el Pingote , que data de la Edad media ,el viejo Pilón que dió el nombre al pueblo , el museo de la pintora local Carmen Cabrera, el centenario alcornoque del Morillo, o parques y paseos engalanados con el matíz verde luminoso que caracteriza el color de esta tierra.

Aunque las grandes atracciones de Fuenlabrada y su capacidad seductora se encuentra en lo que es, un pueblo!, sin más.., en la hospitalidad de sus vecinos, en la amabilidad del clima y en la belleza de sus parajes. Todos aquellos que busquen la paz y el sosiego en las zonas rurales, lo hayarán en su dosis exacta en este pueblo de la Comarca de La Siberia al Este de Extremadura.

Existe toda una cultura en torno a la apicultura , que podemos sentir en cada rincón y a cada paso, como demuestra, a través de monumentos: al apicultor en el paseo de la Constitución , o a la apicultura en la avenida de Santa Ana. Pero las manifestaciones culturales no sólo tienen como fuente de inspiración al Universo Apícola, también podemos gozar de otros espacios que hacen referencia a la historia, el arte y la naturaleza. Como la fuente de la Niña, el Pingote , que data de la Edad media ,el viejo Pilón que dió el nombre al pueblo , el museo de la pintora local Carmen Cabrera, el centenario alcornoque del Morillo, o parques y paseos engalanados con el matíz verde luminoso que caracteriza el color de esta tierra.

Aunque las grandes atracciones de Fuenlabrada y su capacidad seductora se encuentra en lo que es, un pueblo!, sin más.., en la hospitalidad de sus vecinos, en la amabilidad del clima y en la belleza de sus parajes. Todos aquellos que busquen la paz y el sosiego en las zonas rurales, lo hayarán en su dosis exacta en este pueblo de la Comarca de La Siberia al Este de Extremadura.

La Comarca

El Portezuelo, está situado en la Siberia, que se conserva como un hábitat único.Los ríos Guadiana y Zújar que forman a su paso grandes pantanos y sirven de morada para cientos de especies de aves y caza, al abrigo de la Reserva Nacional de Cíjara.

Casa Rural El Portezuelo está situada en el corazón de la Siberia extremeña. En la comarca destaca la gran cantidad de agua embalsada que, aprovechando el caudal de los ríos Guadiana y Zújar ,conforman un elemento definitorio del paisaje, agua que se encuentra repartida principalmente en cinco grandes pantanos: Cíjara, García Sola y Orellana en el río Guadiana y Zújar y La Serena en el río Zújar y que se sitúan entre los más grandes de España en cuanto a capacidad, convirtiendo a ésta zona española en la que tiene más cantidad de Km. de costa dulce.

Por los montes de la zona campean los ciervos, corzos, gamos y jabalíes; además, con suerte podemos ver, entre otras muchas especies protegidas, águilas reales e imperiales, buitres negros y leonados, búhos reales, alimoches, cigüeñas negras, ginetas, gatos monteses e incluso linces. Toda esta riqueza florística y faunística dan a estos montes un parangón que no podría dejar pasar cualquier amante de la naturaleza que se precie.

Es una Comarca muy rica en yacimientos arqueológicos: castros, pinturas rupestres, villas, estelas, necrópolis. . . .y en extensos bosques de encinas, alcornoques, pinos y dehesas con una fauna tan diversa como ciervos, jabalíes además de otras muchas especies protegidas como águilas reales, buitres negros, búho reales.

Considerada una tierra bella y la menos conocida de la región tiene numerosos tesoros artísticos unidos todo a ello la destacada tradición manifestada en sus fiestas y gastronomía. Fuenlabrada de Los Montes, cuenta con una Iglesia Parroquial de la Asunción, donde se observan poderosos contrafuertes y llama la atención un bellísimo retablo realizado por Juan de Holanda y Diego de Aguilar.

Historia

Fuenlabrada de los Montes es uno de los 17 municipios que conforman la Comarca de La Siberia. Sobre el nombre que recibe la Comarca ,pudo deberse a varias causas. De todas las versiones existentes, la que parece más creíble argumenta que la denominación alude al atraso de la comarca, a la falta de vías de comunicación, a su aislamiento, marginación y abandono que históricamente ha sufrido. Sin embargo, algunos estudiosos esgrimen sobre el origen del nombre, es que provenga de “Las Iberias”. Dadas las características del habla extremeña y la poca preocupación de los castellanófilos por transcribir las palabras de un modo correcto, no es de extrañar que la “s” bailara del artículo al nombre, generando, finalmente, la denominación actual. Curisoso, cuanto menos.

Fueron estas tierras habitadas por celtas, vetones, lusitanos y romanos, los cuales dejaron un rico legado. Los árabes, como no, también conquistaron y vivieron en este lugar. Las tierras que hoy conocemos como Siberia extremeña pertenecieron al reino musulmán de Toledo hasta que fue conquistado en 1085 por Alfonso VI, rey de Castilla y León. Sin embargo, al estar este territorio tan alejado de la capital toledana, no se incorporó en esta fecha a Castilla, sino que quedó entre cristianos y musulmanes; es decir, en la frontera.

La reconquista de la comarca la inició Alfonso Téllez de Meneses, caballero palentino, afincado en Toledo, quien en 1222 pobló, entre otros, el castillo de Muro, junto a la actual Helechosa de los Montes. Unos años después, en 1226, el castillo fue vendido al arzobispo de Toledo. Alfonso Téllez conquistó también Alcocer hacia 1225, donándola al arzobispo de Toledo. En 1226 Fernando III conquistó el castillo de Capilla, para entregárselo unos años después a los templarios con un amplio alfoz que, al disolverse en 1309 la Orden del Temple, pasó a la Orden de Alcántara. Este territorio, que pasó también al arzobispado de Toledo, formaría luego el estado de Capilla, adscrito a la casa ducal de Osuna. Gran parte de esta comarca estuvo en manos del Monasterio de El Escorial hasta las desamortizaciones del siglo XIX. Los diferentes pueblos que habitaron esta región han dejado un importante legado histórico de todos tipos de estilo sobre la faz de la comarca de La Siberia.

924 656 144 | 686 071 233

Déje su consulta

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Mensaje